sábado, 12 de diciembre de 2015

Artículo de Louise Liebenberg sobre las razas y los perros aborígenes

Louise es una ganadera de ovino y vacuno que tiene su rancho en Canadá. Ella está muy concienciada de que es necesaria y posible la coexistencia con depredadores, que allí no faltan -hay lobos, osos, pumas y coyotes- por lo que protege su ganado con perros de raza Sarplaninac (también llamados Sharplaninatz o Sarplaninec). En su blog hay artículos bastante recomendables e interesantes sobre perros de ganado. A comienzos de este año que ya finaliza, realizó un viaje a Macedonia en el que pudo conocer entre otras cosas el tipo de explotaciones ganaderas que se dan allí, el manejo del ganado, la forma de vida de los pastores, o los perros que se utilizan. Publicó una serie de cuatro entradas, de las cuales las dos últimas tratan sobre los perros (las dejo en la columna de artículos):
http://predator-friendly-ranching.blogspot.com.es/2015/02/macedonia-part-3-shepherds-dogs.html
http://predator-friendly-ranching.blogspot.com.es/2015/03/macedonia-part-4-lets-talk-breeds-and.html

Ambos son recomendables, pero en el último expone unas reflexiones interesantes que vale la pena comentar. Se trata de un tema que saco a menudo aquí desde hace tiempo, y no es otro que el de la concepción errónea que se tiene actualmente sobre las razas, especialmente por parte de cinólogos y gente del mundillo canino (jueces, criadores, aficionados), y lo poco que tiene que ver con la realidad de los auténticos perros guardianes de ganado.

Louise comenta que, como ya sabemos, las razas y sus consiguientes registros caninos son un concepto relativamente nuevo, mientras que muchas de las castas de perros de ganado llevan miles de años existiendo en una determinada región sin necesidad de registros y sin necesidad siquiera de un nombre para definir la raza.
Con el surgimiento de los registros y de la organización de las razas, éstas fueron clasificadas por grupos; dicha clasificación no siempre es acertada, opina. Aprovecho para comentar la ignorancia de los cinólogos de la FCI al incluir algunas razas guardianas de ganado como el Tatra, el Komondor, el Kuvasz, el Maremmano-Abruzzese, el Cuvac, el Carpatin, el Mioritic y el Ovtcharka de Rusia Meridional en el grupo I junto con las razas de perros pastores.
A cada raza se le asignó un país o territorio de origen determinado, territorios que se modifican cuando el mapa político se transforma, como es lógico.

Con la aparición de los clubes de raza se empezaron a establecer estándares, que desde siempre se han centrado más en el aspecto del perro que en su función, y tan pronto como una raza es definida por una determinada apariencia o aspecto, muchas tipologías, variantes y rasgos particulares son excluidos. Un buen perro de trabajo quizás tenga una capa "inapropiada", o "demasiada proporción de blanco", por lo cual no cumplirá con el estándar. Esto conduce a una reducción del pool genético y a la pérdida de diversidad.
Rara vez un club canino se centra exclusivamente en las cualidades del perro para el trabajo; quizás la International Sheep Dog Society (Sociedad Internacional de Perros de Pastoreo) fue uno de los primeros en registrar ejemplares destacando sus aptitudes para trabajar en vez de su color o la longitud de su pelaje.

A menudo, la declaración de raza nacional responde a cuestiones políticas, más que a la realidad de los propios perros. Asignar perros a países, cuyas fronteras son cambiantes, es más una decisión política que cinológica. Los pastores no denominan necesariamente a sus perros como Sharplaninatz, o como pastor de Anatolia; simplemente se refieren a ellos como perros de ganado, genéricos perros de ganado que se encuentran a lo largo de los territorios, sin que les afecten las fronteras o las decisiones que tomen los cinólogos.
Comenta Louise que la mayoría de los pastores que conocieron en Macedonia nunca utilizarían el término Sarplaninec, pues para ellos no se ajusta a la descripción de sus perros. Los pastores con los que hablaron no creen en la raza Sarplaninec; opinan que es una creación dirigida a las exposiciones caninas, y no sólo eso; también piensan que la elección del nombre fue una decisión política. La cadena montañosa Sar Planina es sólo una de las muchas áreas de montaña que hay en la antigua Yugoslavia. Los perros que se pueden encontrar en ella no son en absoluto únicos o diferentes de los que se encuentran en cualquier otra formación montañosa tanto de Macedonia, como de Serbia o incluso de Albania.

De todos los perros que vieron en Macedonia se puede detectar una gran variedad de tipos, tipos que podrían describirse como Kangal, Carpatin, o incluso Bucovina, además de varias tipologías de Sarplaninec. Conocer un poco la historia de esta región puede hacernos comprender el hecho de que los perros guardianes de ganado en su conjunto forman parte de un gran grupo, más que compartimentos estancos o razas individuales.

La actual Macedonia ha sido siempre encrucijada de grandes rutas comerciales; si se sigue a lo largo de la historia el trazado de las rutas de la trashumancia y el pastoreo, y de las rutas comerciales, uno puede ver cómo estos movimientos pudieron influir en las poblaciones caninas. Las fronteras son siempre cambiantes, los países son invadidos, y las influencias que dejan estas invasiones aún se dejan ver en la cultura de los países actuales. Esta región fue ocupada por los otomanos, y hoy día esta influencia se nota en la cultura cotidiana. Al parecer, durante el imperio otomano, en lo que hoy es Macedonia existía una gran cabaña ganadera, un ganado que se desplazaría desde estas tierras hasta la península de Anatolia (Turquía) para pastar en sus llanuras y estepas, y del que se abastecía el imperio otomano. Por ello es lógico pensar que hubo intercambio genético entre los perros de ambas zonas.

Por otra parte, Bulgaria hace frontera con Macedonia, por lo que es igualmente lógico pensar que los perros que entonces habría en la actual Bulgaria se mezclaron y cruzaron con los que llegaron de Turquía.
Albania limita también con Macedonia, y de hecho se cuentan historias de pastores reptando bajo la valla fronteriza de alambre de espino para cruzar a sus perros con los del lado albanés.
La idea de que las poblaciones de perros ganaderos están completamente aisladas y sólo se encuentran en una zona concreta es errónea. Los perros guardianes de ganado constituyen en sí una "raza genérica", en vez de varias razas aisladas de la influencia de otras castas caninas. Aquellos perros a los que hoy se da en llamar aborígenes, aquellos que recogen toda la diversidad existente, desaparecen o son ninguneados ante la mayor popularidad de las razas oficiales.

Así pues, en Macedonia hay perros que pueden parecer Kangal, Carpatin, Karakachan o Sarplaninac, y que cumplirían con los respectivos estándares de estas razas. Se pueden ver perros de pelo largo, de pelo corto, de capas pías, etc., y sólo porque muestren una gran variedad de tipologías y aspectos no significa que sean mestizos o "chuchos". Muchos de estos perros proceden de conocidos linajes, ninguno de ellos está registrado. El registro de estos linajes se encuentra en la memoria de los pastores que los crían.

Por desgracia, también ha habido mucho bastardeo y mestizaje, y así, hoy día es difícil encontrar "aborígenes puros". Allí se ha cruzado con todo; algunos de estos cruces se han realizado para peleas de perros. En cualquier lugar puedes encontrar ejemplares cruzados con Cáucaso, Asia Central y otras razas.
Louise estuvo con algunas personas que creen en la necesidad de proteger a estos perros de ganado aborígenes, que quieren preservarlos en todas sus formas y tipos. Ella comenta que no comprendió del todo los motivos que hay para ello, pues piensa que siempre y cuando haya ganado que guardar de los depredadores, serán necesarios los perros de trabajo. Piensa que la idea de preservarlos es fantástica, pero que siempre hay disparidad de criterios, y que es difícil llegar a un consenso o ir en una misma dirección a la hora de crear un grupo o asociación. Además opina que se podría caer en el mismo error que cometen los clubs de raza, que el perro aborigen podría derivar en una nueva raza, dado que es así como surgieron las que hoy existen a nivel oficial.

En su viaje, Louise advirtió que había personas que daban a ciertos rasgos fenotípicos carácter de antigüedad, de arcaicismo: rasgos como el doble espolón o las cabezas y ojos de aspecto lupoide. Ella no está de acuerdo y piensa que es una mera cuestión de selección. Cree en la selección y en las razas a pesar de todo lo dicho anteriormente, y piensa que seleccionando a través de generaciones se pueden fijar unas determinadas aptitudes para el trabajo y una determinada apariencia externa, en definitiva se puede fijar una raza, pero piensa que el aspecto no debe ser el criterio principal y que debe ir encaminado a la funcionalidad. No le importa demasiado la capa o determinada longitud de pelaje, sino que se fija en la calidad del pelo, en un tamaño funcional, en un cuerpo bien proporcionado, en unas correctas angulaciones, y sobre todo en unas aptitudes para el trabajo.
Concluye afirmando que hay buenos y malos criadores de perros de pura raza, y que lo mismo se puede decir de los perros guardianes de ganado aborígenes.






miércoles, 17 de junio de 2015

Reportaje sobre perros turcos; un punto de vista revelador

En la web "Anatolian Shepherd Dogs International, Inc." se encuentran interesantes artículos sobre perros guardianes de ganado turcos (entre otras estirpes caninas de ese país), entre ellos uno publicado por Guvener Isik que tengo colgado en el listado del blog, y que trata sobre las tipologías de perros Yoruk y Kangal. Recientemente, este mismo autor ha publicado un reportaje que a mí me parece revelador en ciertos aspectos, y más que por el contenido en si, por las reflexiones que hace y las conclusiones a las que llega. El reportaje se basa en un viaje que realizó a una remota región turca llamada Agri, la cual describe con bastante detalle.

Situada en la parte meridional del sistema orográfico del Cáucaso (entendiendo como tal todo el conjunto montañoso, desde el Norte de Irán hasta la Federación Rusa), por estos lares se encuentra el monte Ararat (5.137 m.), además de otras muchas elevaciones que alcanzan los 3.000 metros. El carácter estepario de estas tierras no permite usos agrícolas, siendo los pastos el único aprovechamiento que ofrece.  Al contrario de lo que estamos acostumbrados a ver en países occidentales, son espacios abiertos vírgenes, sin vallas o cercas que pongan coto, aprisionen y resten libertad. El clima local es extremo, con temperaturas bajísimas en invierno y altas en verano. El autor comenta que todo allí está determinado o influido por este clima caucásico meridional, incluso las abejas, que son las autóctonas del Cáucaso y tienen una lengua más larga para poder alcanzar el polen de determinadas plantas, además de estar más adaptadas al frío.
El ganado ovino abunda allí. En Agri al parecer existen pueblos donde no se ven vehículos a motor, en ellos el medio de locomoción es el caballo, por lo que este animal es tan vital para sus habitantes como las ovejas.

En verano los rebaños suben a más de 2.900 metros en la cara Sur de los montes, donde se mantienen los neveros y se encuentra el pasto más fresco. Los perros se utilizan aquí para guardar las ovejas de los lobos -pues los osos rara vez las atacan-, pero en otros lugares de la región también guardan ganado vacuno. Las ovejas son de la variedad Morkaraman, y tienen un rabo grueso en el que almacenan grasa que les permite sobrevivir en tiempos de sequía.

Sobre los perros, el autor comenta que una gran mayoría son de pelo largo. Tanto las capas como las morfologías (en cuanto a dimensiones y estructuras corporales, cuellos, hocicos) son diversas, aunque sí menciona como rasgos más destacados las patas y huesos anchos, los troncos amplios y los pelajes densos. El grosor o la anchura se percibe así como una protección ante el frío extremo. La mayoría de los perros tienen una estructura corporal cuadrada. Así mismo, Isik afirma no haber visto ni un perro con los andares pesados propios de los perros de criadero. Apunta también que el pelaje no es lo único que hace a los perros resistentes al frío, sino además una determinada estructura y rasgos: carecen de labios colgantes, tienen hocicos más cortos, troncos más gruesos, cabezas más redondas, orejas y ojos más pequeños, colas espesas, cuellos gruesos con piel desprendida, y un pelo muy denso y largo alrededor de cuello y hombros. Los perros de pelo más corto tienen un pelaje tan denso que no deja ver la piel. Cuando leí esta descripción que da Isik, ha sido como si describiera a los mastines de aquí; incluso esa gorguera de pelo algo más largo que muchas veces distingo en los mastines de campo, también la menciona, y resulta que son todo adaptaciones al frío. Hay que entender que el autor está comparando estos canes con tipologías de aspecto más lupoide y de pelaje más liviano.

Isik compara cómo allí toda ayuda humana para el animal supone un factor de debilidad, en contraposición a la actitud que se tiene en Occidente con respecto a los canes. En nuestro mundo moderno, el ser humano antropocéntrico disfruta amparando y haciendo dependientes a los perros para sentirse bien consigo mismo, sin darse cuenta de que los infantiliza.
Estos perros tienen su propio aislamiento térmico natural, si no, no serían del Cáucaso. Uno de los factores que motiva la aparición de estos pelajes es que allí se ata a los perros en invierno. Un animal suelto puede encontrar refugio, mientras que un perro atado en un lugar donde no hay resguardo debe disponer de mejor aislamiento térmico que los lobos.

Las alzadas medias de estos perros son de 70-75 cm. para los machos y de 65-70 cm. para las hembras, siendo éstos los tamaños habituales en el lobo aunque al parecer se han abatido algunos ejemplares mucho más grandes. Según él, estas medidas son también extensibles a perros de otras regiones de Anatolia criados por ganaderos de ovino y caprino.
Según Isik, había algunos típicos "Cáucasos" entre los canes de la región, pero se pregunta ¿qué es un "Cáucaso" típico? como la mayoría de ellos eran de origen local y muy pocos procedían de Anatolia central, considera que podría ser un subtipo de "Cáucaso". Algunos se parecen a los antiguos perros de pelo largo de la región del Egeo, mientras que otros podrían ser descritos como típicos perros de Sivas, pero sobre todo no se trata de una población homogénea, no son los mismos perros. El autor piensa que tratándose de razas naturales, aborígenes, no es posible hacer distinciones cuantitativas, exactas. Uno no puede establecer unas medidas precisas, pero puede dar un intervalo de baremos. Tampoco los análisis de ADN servirían de mucho aquí; serían irrelevantes e intrusivos. Tanto las variaciones genéticas en la actualidad, como los diversos influjos debidos a las migraciones a lo largo de la historia, son parte de la caótica dinámica poblacional de las razas naturales.

Continúa el autor comentando el error que supone clasificar a los perros por sus capas -como suele hacerse según los cánones de la FCI-, y concluye que "si un perro de ganado puede vivir y trabajar en las condiciones de vida tradicionales sin recibir asistencia o amparo de su dueño, y en un clima y una geografía propios del Cáucaso, se trata de un Cáucaso. Pertenece a la tierra, merece ese título. Los que fallen en estas condiciones no son Cáucasos, no importa su árbol genealógico, su cuerpo o su tipo de pelo. La misma tesis es aplicable para un Yoruk o un perro de Anatolia central."
Comenta también al respecto: "¿sólo porque tenga plumaje, un ave es un ave aunque no pueda volar? Dedicar tiempo y atención a los deteriorados miembros de una población no es más que dar pasos atrás."

Isik afirma que en esencia y a grandes rasgos, los perros de Anatolia pueden clasificarse como Akkarraman o Morkaraman -dos variedades ovinas del país-, pues están vinculados a las ovejas, no pueden entenderse al margen del ganado.

Centrando de nuevo la atención en los perro de Agri, dice que son más agresivos y menos afables que los de otras regiones como Sivas -esto llama la atención a un profano como yo por la fama internacional que han cogido los Kangal como perros duros y bravos de temperamento-. Son reservados y precavidos. Dice también no haber visto ni un perro enfermo, y que se mantienen en buena forma a pesar de no recibir chequeos veterinarios como ocurre en Occidente, simplemente porque "viven en el medio correcto, son alimentados de forma tradicional, trabajan, y no se les tortura a base de intervenciones humanas". Esto funciona así sin necesidad de normas ni formulaciones.
Los perros están frecuentemente en el exterior también en invierno, puesto que se saca a las ovejas de vez en cuando para que se muevan y respiren aire fresco, además el perro que está en el exterior siempre ofrece una mejor protección que aquél que está siempre entre las ovejas, afirma. "No sufren de alergias o gripe; el suelo en el que duermen y el aire que respiran les vacuna".

A veces no es posible dar de comer a los perros en dos o tres días; esto ocurre cuando el rebaño se pierde al haber niebla o lluvia intensa, por ejemplo. Comenta que los perros de pelo largo aguantan mejor en estas condiciones de ausencia de alimento, y también ante el frío y la humedad.

"Los rebaños sufren bajas por los lobos especialmente durante el pastoreo, pero esto no preocupa mucho a los ganaderos al ser escasas. Allí no hay odio hacia el lobo. Ninguna pérdida importante es achacable a la ineficacia de los perros". Normalmente tres canes suelen custodiar rebaños de unas 200 ovejas.
"Los lobos comen perros, pero cuando los perros matan lobos, se los comen a su vez. La gente no acude a la Administración como niños desamparados quejándose al profesor cuando los lobos se han comido a sus perros. Los ganaderos de Agri tratan de mejorar sus perros y sus propias técnicas de pastoreo". Sin embargo, en los países "avanzados" lo que se premia es la vulnerabilidad, dice. "Al ofrecer ayuda, se penaliza la fortaleza y el orgullo y se alaba la debilidad. Los perros entonces se vuelven elementos decorativos folklóricos en las explotaciones, y sus dueños no pueden hablar sobre asuntos reales dado que éstos son ficción para ellos, así que inventan otros asuntos que tratar."

Como conclusión a su artículo, el autor expone que aunque desea conocer a fondo a estos perros, cualquier acercamiento, aunque sea para recabar información, es una intromisión. "Los Cáucasos de Agri estaban en su tierra ancestral y en ausencia de gente que tratara de mejorarlos. Para aquellos pastores no era difícil considerar a los perros como lo que son, perros, sin interferir, y permitiéndoles brillar."

Nada más que añadir por mi parte, simplemente decir que me parece un artículo brillante que invita a reflexionar sobre varios asuntos concernientes al mundo del mastín en particular y al mundo canino en general también. Dejo el enlace en el listado de artículos de interés, ésta es la dirección URL: http://www.anatoliandog.org/isik-010.htm

miércoles, 25 de febrero de 2015

Historia reciente de la raza: la realidad al descubierto

Hay en la web de la AEPME -sitio que no acostumbro a visitar, como comprenderán los que me conocen, pero que a veces, como en este caso, guarda alguna sorpresa interesante-, un artículo en formato pdf de Carlos Salas Melero (personaje ilustre en el mundillo de la raza oficial) titulado "El Mastín Español. En Busca del Siglo Perdido" (se puede descargar aquí: http://www.aepme.org/joomla/index.php/articulos-sobre-la-raza/342-carlos-salas-melero-el-mastin-espanol-en-busca-del-siglo-perdido). El artículo es bastante esclarecedor sobre la historia reciente de la raza, y bastante esclarecedor también sobre el punto de vista de esta gente del ámbito de la cinofilia oficial.

Analizando el artículo desde un principio, queda claro que el objetivo era convertir al mastín en una casta canina homogénea con un único morfotipo, un único tipo de pelo y hasta una única capa -como dice el autor, "una afinidad en la piel, pelo y color"-, cuyos ejemplares estuvieran todos relacionados genéticamente entre sí; es decir, equipararlo a las razas que fueron creadas o unificadas a lo largo del siglo XIX y principios del XX, entre las que se encuentran las más populares actualmente. Había que modernizarlo, estandarizar la población mastinera para que dejara de ser una agrupación racial diversa genotípica y fenotípicamente y se pudiera considerar una raza propiamente dicha. Pienso que a estos personajes de la cinofilia no les habría ido mal echar un vistazo a la ponencia de V. Beregovoy: http://elmastindecampo.blogspot.com.es/2014/03/nuevo-articulo-el-concepto-de-raza.html.

Me llaman la atención algunas ideas que el autor deja entrever, como la concepción de las capas pías o pintas como algo negativo -cuando habla sobre las primeras inscripciones en el Libro de Orígenes-. Tambien la obsesión por el tamaño y la vistosidad en el mastín, con alusiones como "mini-mastín", "pequeños perros", o cuando habla de ciertos canes de gran envergadura, especialmente bellos y espectaculares, llamados a ser "los verdaderos y más cualificados representantes de las huestes mastineras", a pesar de afirmar unas líneas antes que ese tipo de perro comenzó a verse en gran número a partir de cierta época, siendo de mayor envergadura que los constatados hasta entonces. Y digo yo, si hasta entonces no existían o no eran tan numerosos, no podrían ser los más dignos representantes de la raza.
Otra frase reveladora a mi entender es aquella en la que el autor dice que, apoyándose en el material fotográfico de la primera mitad del siglo XX, no encuentra ningún ejemplar al que "sin reservas se le pudiese conceder el RRC (Registro de Razas Caninas) en el momento actual". A mí me parece que por ejemplo Machaco, el primer mastín inscrito en el LOE, cuya foto aparece en el artículo, era un digno representante de la raza.

Llaman la atención también algunos piés de foto como aquel que alude a una "línea de perros de gran altura, costilla plana y piel no desprendida que mantiene sus caracteres muy firmemente", plasmada con sendas fotos de dos mastines, uno de los años 50 y otro de los 80. Tipologías como ésta han sido despreciadas y denostadas por parte de gente del ámbito oficial, gente implicada en la formación del moderno Mastín Español y aficionados tambien, se les ha llamado menostines, perrigalgos, apodencados, mestizos, etc.

Lo más jugoso del artículo en mi opinión se encuentra en la última página, en el último apartado denominado "El Mastín Español y la Tipicidad". El apartado entero es como para destacarlo en negrita, por el descaro que muestra al reconocer -como nosotros venimos tiempo diciendo y mostrando en los blogs- que los mastines de diversos países euroasiáticos tienen cierta similitud, pero que para ser considerados razas deben plantear unos rasgos propios que los diferencien de otras "patentes" afines, dicho en estos mismos términos. Estos rasgos habría que "tratar de fijarlos en la población general". El objetivo sería que el mastín tuviera "proyección y consideración tanto a nivel nacional como internacional".
 Afirma el autor que establecer unos "criterios restrictivos y precisos de selección" es lo que hace posible "la existencia de multitud de razas, muchas de ellas muy parecidas entre sí". Digo yo, ¿no sería mejor ser coherentes con la realidad, admitir que este concepto de raza canina que se tiene actualmente es erróneo, mostrar cómo son realmente las poblaciones caninas y tratar de conservarlas o mejorarlas pero respetando su diversidad, en vez de transformarlas o tratar de diferenciarlas de otras para intentar conseguir un reconocimiento fatuo, que seguramente responda a egos nacionalistas o patriotismos absurdos, para pasar por el aro de las normas carentes de sentido de la Federación Cinológica Internacional?


sábado, 27 de diciembre de 2014

Un par de sitios web a tener en cuenta

Si estáis interesados en dar a vuestros perros una alimentación natural y más apropiada para ellos que el pienso, a menudo basado en cereales como el maíz, cuyo almidón no pueden digerir, y que por éste y otros motivos constituye un producto tóxico para su organismo, seguramente os sea útil echar un vistazo a la web rawfeddogs.org. En ella se explica con más detalle por qué es más apropiada una dieta cruda y natural, se ofrece una guía completa para comenzar a administrarla, y también se dan otros consejos y remedios para una salud integral del perro.

Canine Efficiency es una web de Ray Dorgelo, profesional canino que trabaja actualmente en Rumanía para la conservación del oso pardo y su hábitat, por medio de métodos no letales de control de daños como es el uso de perros guardianes de ganado, en este caso de la raza Ciobanesc Romanesc Carpatin, una de las existentes en aquel país. Merece la pena leer cada artículo, no sólo por todo lo que el autor comenta sobre el manejo y selección de perros guardianes de ganado, sino por sus reflexiones sobre otros temas relacionados directa o indirectamente con éste.

Dejo los enlaces de ambos sitios en la columna "Enlaces de interés".

Memorias del lobo en Sierra Morena: hablando de mastines

Dejo aquí un testimonio muy interesante, es la segunda parte de una entrevista a un hombre que pasó parte de su infancia y juventud en el monte, en Sierra Morena. El tema central de la entrevista es el lobo, pero este fragmento nos interesa especialmente a los amantes del mastín por todo lo que comenta sobre estos perros. Éste es el enlace, lo pongo en "Videos en la red":

 http://vimeo.com/100650810

viernes, 10 de octubre de 2014

Trampantojos en el mundo del "mastín ganadero"

Un trampantojo en el mundo de la pintura (y también en el de la cocina moderna) es una trampa o engaño que se hace a la vista, es tratar de hacer ver lo que no es.
El mundo canino actual está lleno de falsedad, y el mundillo "mastinero" y el de otras razas afines no son una excepción, como ya sabréis muchos. Pero además del hecho de que atribuyan la historia y el acervo cultural del mastín a la raza moderna, a la raza oficial por así decirlo, y de que haya unos cuantos ganaderos convertidos en criadores de perros modernos que sigan vendiendo la imagen del perro ganadero -de hecho, varios de ellos han colaborado o colaboran en programas de distribución de cachorros a ganaderos-, recientemente ha aparecido otra clase de personaje; el falso ganadero.

Digamos que es como hacer el camino inverso, se trata de criadores de perros modernos u oficiales que para hacerlos pasar por canes ganaderos adquieren unas cuantas cabezas de ganado (de cualquier tipo, desde razas caprinas exóticas y modernas hasta especies autóctonas de vacuno, por ejemplo) y las meten junto con los perros en una finca.
Hay casos que rozan el surrealismo, tanto en España como en otros países; los antimastines de show más evidentes y exagerados que se puedan imaginar los ponen con ganado y ya son mastines ganaderos. Son tan evidentes que cuando algunos de ellos conocen otras líneas algo más moderadas, aquellas que crían los ganaderos metidos a criadores, se pasan a ellas, pensando que ésos son los auténticos perros de campo, y se vuelven a confundir.

Alguno incluso utiliza fotos de perros auténticos para dar a conocer la raza que crían, entonces ya terminan de liarlo todo, si no estaba ya suficientemente confuso. Este mastín que pongo a continuación, Tigre, un perro que pertenecía a Julián, pastor trashumante jubilado, y que fué fotografiado por Juan Isaac Sánchez García (todo sea dicho), aparece en la web de un criador francés de razas guardianas de ganado (entre ellas presuntos Mastines Españoles) y de Bulldog Francés.

 
En la misma página aparece así mismo la foto de una mastina de campo, y algunas fotos de perros turcos en su ambiente, pues esta persona cría además "pastores de Anatolia", a los que llama también Kangal. Éste es otro error, u otro truco (esta denominación tiene bastante tirón en los últimos tiempos), ya que según se afirma en páginas fidedignas como http://www.karabash.eu, poco tiene que ver el llamado en Francia Berger d'Anatolie con el nativo Karabash o Kangal.
 
En resumen, que deberíamos informarnos en profundidad sobre las razas autóctonas de cada país, sobre todo aquellos que deciden criar. Ya sabéis, ojo con los trampantojos.
 
 

viernes, 26 de septiembre de 2014

Leocadio y los lobos

Leocadio es un ganadero jubilado de la sierra de Andújar (Jaén), criado entre ovejas y mastines casi desde que empezó a caminar, como muchos otros, y que se las ha visto con los lobos muchas veces y es una verdadera enciclopedia sobre monte, ovejas, perros y lobos.
Hace unos años comenzó a escribir un libro en el que cuenta todas sus vivencias y su relación con el lobo, y gracias al crowdfunding se ha podido editar y ya está a la venta. Se titula "Leocadio y los Lobos. Memorias de un Pastor de la Sierra de Andújar", editado por la Asociación Hombre y Territorio.

Algunas referencias sobre el libro y sobre cómo encargarlo por correo:
http://www.verkami.com/projects/7826-leocadio-y-los-lobos-memorias-de-un-pastor-de-la-sierra-de-andujar/blog
http://www.verkami.com/projects/7826-leocadio-y-los-lobos-memorias-de-un-pastor-de-la-sierra-de-andujar
http://www.fapas.es/index.php/fapas-hoy/761-leocadio-y-los-lobos-memorias-de-un-pastor-de-la-sierra-de-andujar

Aquí os dejo también una extensa entrevista que le hacen y que no tiene desperdicio, estos relatos de la gente mayor del campo son joyas que no se pueden perder, es cultura viva:
http://vimeo.com/102260939

viernes, 22 de agosto de 2014

"El poder de crear opinión con una foto" (artículo de El País)

Uno de nuestros amigos de Facebook ha colgado en el grupo un artículo del diario El País; trata sobre las absurdas modas caninas y el daño que provocan, no sólo en los propios animales de esas razas sino indirectamente en los demás propietarios de perros, pues la mala praxis de algunos dueños provoca problemas, lo que conlleva que la Administración acabe tomando unas medidas legales igualmente erróneas e injustas. El artículo habla concretamente del caso del Border Collie, pues en la portada de un número de la revista National Geographic salió la foto de un ejemplar que al parecer gustó a mucha gente, y ha acabado por popularizarse esta raza. Como sabréis, se trata de un perro pastor tremendamente activo, estos animales como todo perro de trabajo necesitan satisfacer los instintos para los que están dotados, esos que fueron fijados en su genética a base de seleccionar a los más aptos para su función, y necesitan quemar mucha energía. Por supuesto, no es un perro apto para todo el mundo (o no todo el mundo es apto para este perro), igual que no todo el mundo puede tener un animal con temperamento o marcadamente dominante -así pasa que luego los perjudicados son otros perros, de nuevo la mala praxis de unos perjudica a otros-. Este tema ya lo traté un tiempo atrás (ver la siguiente entrada http://elmastindecampo.blogspot.com.es/2012/03/tener-un-perro-de-trabajo.html) y no me cansaré de comentarlo, pues continuamente se ven ejemplos de lo que no hay que hacer. No hay que dejarse llevar por caprichos, hay que meditar las decisiones, pensar en las necesidades del animal, informarse cuanto sea necesario antes de adquirirlo, y saber también que los albergues de perros y gatos están llenos -y que algunos están allí precisamente porque no se supo manejarlos ni tenerlos en condiciones-.

El enlace al artículo de El País: http://elpais.com/elpais/2014/07/14/opinion/1405332844_885511.html

jueves, 6 de marzo de 2014

Nuevo artículo: "El Concepto de Raza Aborigen"

Aprovechando una ligera remodelación del blog que acabo de hacer, en la nueva columna de links que he puesto a la derecha (donde cuelgo exclusivamente artículos, para separarlos de sitios web más extensos y de otra clase de publicaciones) he incluido una ponencia expuesta por Vladimir Beregovoy, criador de perros de raza Laika, que fué trascrita en esta página: http://www.bradanderson.org/blog/2013/06/the-concept-of-an-aboriginal-dog-breed-by-vladimir-beregovoy-pads-journals-14/
Fue un amigo de nuestra página de Facebook quien nos dio a conocer este artículo, y es de agradecer, porque para un aficionado a las razas "naturales" como el mastín, no tiene desperdicio.

En la ponencia se habla de la visión tan equivocada que se tiene sobre las razas caninas, y sobre los perros en general, diría yo. Se habla de lo diferentes que son las razas aborígenes (las razas antiguas, arcaicas) de aquellos perros más troquelados por el hombre, adaptados genéticamente para la obediencia, para memorizar comandos, para cumplir a la perfección la función que le encomienda el dueño, o aquellos que simplemente son perros de compañía, y sobre todo son distintas de las razas más populares hoy día, de los animales seleccionados a base de cruces consanguíneos para fijar determinados rasgos, en definitiva de aquellas razas más dependientes del ser humano, más necesitadas de sus cuidados y su trato.
Esta últimas son precisamente las que encarnan actualmente el concepto de raza canina; un grupo de animales emparentados genéticamente entre sí y que por ello muestran una apariencia muy similar todos ellos. Habrá gente a lo mejor que desconozca que hay otras razas o grupos raciales a lo largo y ancho del planeta que llevan una vida más libre, algo más independiente del ser humano, más dura también pero más auténtica, más plena. De hecho éstas eran las únicas existentes antiguamente, y de ellas derivan muchas de las populares. Muchos de los que ven estos perros "naturales" por primera vez, los consideran mestizos (y feos).

Es curioso que, como dice el autor en la ponencia, muchas de las razas modernas son tratadas como los animales de granja o de abasto; se controlan meticulosamente los cruces, a menudo a través de inseminación artificial, para obtener la morfología deseada, muchos de estos perros de criadero -y no digamos ya en los llamados puppy mills- son confinados en cheniles de los que apenas salen, y se venden los cachorros igual que se venden corderos o terneros. Son razas adaptadas para no tener ni muchas necesidades de ejercicio, de espacio, ni muchas necesidades psíquicas (sin tener que cumplir una función específica, se han eliminado sus pautas de comportamiento como perros de trabajo). De hecho en razas como el moderno Mastín Español, se ha dado otra coincidencia -triste- con los animales de abasto, y es que se han llevado a cabo prácticas aberrantes como hormonar a las perras gestantes para parir cachorros más grandes o inyectar clembuterol a los animales para que resulten más vistosos o espectaculares a la vista de los jueces en las exposiciones.

Las razas aborígenes, por contra, llevan una vida que se asemeja más a la de sus ancestros salvajes; viven en grupo, a menudo se aparean libremente (y aquí entra cierta selección natural, pues suele montar el macho más dominante del grupo, y obviamente no lo hace el que tiene taras físicas graves), las perras paren en el campo, sin ayuda del hombre, a veces excavando un cubil, crían ellas solas a sus cachorros, cada raza está ligada a una tierra, a una zona o región como si fueran subespecies, y en muchos casos también cazan por su cuenta para comer, pues no siempre son alimentados a diario (en algunos casos no se les alimenta en semanas, como expone el autor). Además, muchas de estas perras tienen un sólo celo al año, como sus parientes salvajes.
Otro rasgo destacable es que toman sus propias decisiones, no necesitan de órdenes, simplemente precisan vivir desde su nacimiento en el ambiente apropiado (junto al ganado en el caso de los perros ganaderos, o viendo cazar a sus mayores en el caso de algunos perros utilizados en la caza). Tienen una inteligencia no apta para la obediencia pero sí para resolver situaciones complejas.
Es interesante también darse cuenta de la riqueza y variedad genética de estos perros, que los hace también más sanos, pues la homocigosis y la consanguinidad conllevan siempre la aparición de enfermedades hereditarias.

Existe un interés creciente en estos perros, pues son razas que van desapareciendo y algunos intentan recuperarlas importándolas, criándolas como cualquier raza popular, registrando sus genealogías en clubes de raza, y tratando de que sean reconocidas por la FCI. De estas forma las desvirtúan, las transforman en otra cosa. El autor sostiene (y yo coincido con él), que estos perros sólo se pueden preservar estando en su medio y siendo perros de trabajo.

viernes, 28 de febrero de 2014

Una historia que me suena mucho

Echando un vistazo a algunos sitios web que tengo "fichados" desde hace tiempo, y cuyos enlaces podéis ver a la izquierda, he dado con este artículo que aún no había leído sobre el Gampr, el mastín armenio del Cáucaso, y cuyo relato me resulta muy familiar:
http://www.gampr.org/armenia.HTML

 Me permito hacer una traducción libre al castellano de la parte del artículo a la que me refiero especialmente:

"(...) Se han venido llamando perros de pastor caucasianos durante siglos, y aunque el llamado por la FCI Caucasian Ovcharka (pastor) es ahora por lo general un perro de show temperamental y muy recomendable, ha sido transformado con respecto al tipo de perro original.
Durante la era soviética, muchos ejemplares fueron llevados al Red Star Kennel entre otros lugares, donde fueron objeto de un intenso plan de cría, del cual son producto los perros ahora registrados en la FCI como Caucasian Ovcharka, Alabai, etc. Estas razas a menudo llevan sangre de Pastor Alemán, Dobermann, Rottweiler, Bulldog, etc. Son perros con extensos pedigríes, pero también con muchos males genéticos favorecidos por el line breeding (cruces consanguíneos dentro de una misma línea de sangre, con objeto de fijar las características deseadas de ciertos ejemplares) y otras prácticas utilizadas para "mejorar" una raza.
Sin embargo, los perros con extensos pedigríes y un aspecto físico impresionante son a menudo percibidos como más valiosos que los que están en la montaña sin papeles o de los cuales no hay referencias escritas. Aquellos con papeles son con frecuencia importados en Armenia, cruzados con los perros nativos y considerados erróneamente puros. El AGCA (Armenian Gampr Club of America) trata de encontrar y promover los perros originales, los "no mejorados" que se encuentran en las montañas de Armenia. Ésta puede ser una tarea difícil; muchos de los ejemplares importados en USA tienen un ancestro que resulta ser Alabai, Caucasian Ovcharka o Kangal. Estos perros tienen de media un porcentaje de pureza del 75%. Nuestra meta es mejorar ésto a base de orientar a los posibles compradores."

sábado, 19 de octubre de 2013

Falta cultura del mastín

Falta cultura del mastín, y no me refiero sólamente a que la gente conozca o no este tipo de perros y los sepa distinguir, que también, pues cada vez es mayor la población urbanita y cada vez menos gente vive en el campo o en los pueblos, y lógicamente el contacto con estos perros es menor, y algunos los únicos animales que relacionan con este nombre son los perros de show. De hecho en algunas enciclopedias, tanto en papel como en formato digital, en las entradas sobre el mastín vienen imágenes de perros que poco tienen que ver con esta raza, y la información que contienen es siempre escasa o deficiente.
No obstante quiero referirme sobre todo con ésto de la ausencia de cultura mastinera, a que los que frecuentamos el monte y el campo no sabemos en general cómo reaccionar ante un perro que te planta cara, porque aunque parezca increíble los perros están ahí por algo (permitidme la ironía), y aunque muchos de ellos han perdido el carácter que dicen tenía la raza antiguamente, siempre puede haber algunos que sigan dando problemas con la gente, o en otras palabras, que respondan cuando se ven amenazados o cuando ven que su ganado está en peligro.
Nunca está de más recordar a la gente que cuando hay uno o varios perros guardando un rebaño y éstos nos avisan mediante ladridos o una actitud amenazante de que nos estamos acercando demasiado, tenemos que dar un rodeo, y si vienen corriendo hacia nosotros, hay que permanecer tranquilos aunque en esos momentos sea difícil conservar la calma, no hay que salir corriendo ni hacerles frente.

Este tema me ha venido a la mente una vez más por un incidente ocurrido hace poco en Asturias, aunque es un caso diferente, pues el perro en cuestión se había escapado de la finca donde guardaba vacas, y al parecer se ensañó con el hombre que iba corriendo por la pista forestal:
http://www.lne.es/asturias/2013/09/28/crei-mataba-dice-nacho-vazquez/1475413.HTML
http://www.elcomercio.es/v/20130927/oriente/herido-grave-tras-atacado-20130927.HTML
http://www.elcomercio.es/v/20130928/oriente/mastin-ataco-pista-siguio-20130928.HTML

Dejando de lado algunas declaraciones del afectado mencionadas en uno de estos medios con cierto afán sensacionalista en mi opinión, y sin conocer exactamente las circunstancias del suceso, aunque se ve que el hombre le hizo frente para defenderse, se deduce que el perro era de por sí agresivo, como dice el propio dueño, y que su reacción fué desmedida y sin motivo aparente. Hay que recordar que casos así son excepcionales, y que si se actúa correctamente por lo general no tiene por qué ocurrir ningún incidente.

sábado, 29 de junio de 2013

Trabajar las aptitudes del perro

Quería aprovechar este excelente video de nuestra amiga Carmen que pongo abajo para intentar fomentar desde este blog el trabajo con el perro. Nosotros, como aficionados al mastín de campo, creemos que un perro de trabajo como es el mastín siempre tiene que tener un cometido, una función, no lo vemos como un animal de compañía simplemente aunque pueda llegar a serlo en algunos casos. Como no todos los mastines se encuentran guardando ganado, y de hecho diría que hay bastantes más vigilando fincas que protegiendo un rebaño, habría que fomentar ciertas aptitudes innatas en el perro con el fin de que pudieran desarrollar mejor su función, especialmente ahora que están sucediendo tantos robos en fincas privadas. Yo no soy el más indicado para profundizar en este tema, no se si el mastín es realmente territorial y es capaz de guardar un terreno aunque su dueño esté ausente, o por el contrario es un perro más bien de defensa y a quien protege es a las personas o a los animales con los que convive, por los que siente la necesidad de protegerles. En estos dos artículos (el segundo redactado por nuestro amigo Alfonso, etólogo) se trata algo más esta cuestión:
http://www.territoriopresovcharka.com/232.htm
http://www.aepe.net/articulos/mastin_espanol.html

De todos modos, no hace falta saber mucho de perros para trabajar y probar su instinto de guarda o defensa, bastan unas sencillas pruebas como las que se ven en el video, que se conocen como Test de Aptitudes Naturales (TAN). El TAN consiste en evaluar las capacidades innatas que un animal tiene para ejercer la función que se le requiere, sea ésta la caza, la guarda, el pastoreo, etc. En este caso concreto sería ver cómo reacciona el mastín ante diferentes amenazas, ya sea un supuesto ladrón que intentara acceder a la finca, amenaza que encarna el figurante acercándose al vallado en actitud desafiante -y armado con un bastón, en este caso-, ya sea un individuo que en un momento dado representa un peligro para su dueño, como el que se le aproxima en el video de la misma forma que antes en el vallado; desafiante y blandiendo un bastón. Si el perro reacciona adecuadamente, es bueno animarle e incitarle a rechazar la amenaza para que coja seguridad en sí mismo.

lunes, 6 de mayo de 2013

Parecidos razonables III

Aquí tenemos unas cuantas fotografías antiguas en las que podemos ver la semejanza de formas, estructuras, capas y pelajes entre mastines de diferentes lugares.
Arriba tenemos, de izquierda a derecha, un mastín pirenaico, un mastín español (imagen datada entre los siglos XIX y XX) y un Tobet de Kazajistán, en Asia central. En los tres se aprecian las lineas craneofaciales -ésto es, los planos superiores de cráneo y hocico- divergentes típicas de muchos de estos perros guardianes de ganado, aunque no todos son así. Tambien se observa que las hechuras son muy parecidas: relación entre alzada y longitud, grosor de patas, profundidad del pecho, aunque no aparecen en la misma postura y es algo complicado analizarlos a fondo.
Abajo tenemos de nuevo un mastín pirenaico -la foto data de 1950- y un Tobet de Kazajistán. Casitodo lo que vemos en ambos es muy parejo; longitud del pelo, misma capa, cabezas muy parecidas con formas redondeadas, estructura corporal. Quizás la única diferencia patente sería la distribución del pelo largo en el primero por prácticamente todo el cuerpo, mientras que en el segundo aparece de forma más irregular.
(algunas de estas imágenes proceden del archivo personal de Gausón Fernande)




Aquí tenemos cuatro ejemplos que representan una tipología de perros guardianes de ganado bastante común en algunas regiones de Eurasia, sobre todo en Europa. Son ejemplares de capa predominantemente blanca, aunque en muchas de estas razas siempre hubo perros pintos, y de hecho en algunas de ellas al parecer era lo más común, pero por creencias, costumbres y modas se ha ido seleccionando exclusivamente la capa blanca o la menor presencia de manchas en el pelaje. Otra característica común es el pelaje semilargo, en algunos casos ondulado, como se ve en perros húngaros e italianos, por ejemplo.
Arriba a la izquierda, mastín de las montañas Tatra, en Polonia. A la derecha, un Maremmano-abruzzese, originario de Italia. Abajo a la izquierda, ejemplares blancos de Nagazi o mastín del Cáucaso georgiano, donde este patrón cromático se encuentra bien diferenciado de otros subtipos de Nagazi. Por último, abajo a la derecha vemos un mastín pirenaico (prefiero evitar los nombres oficiales de Montaña y Mastín del Pirineo, puesto que antiguamente estas denominaciones no existían y además no sabría identificar como tal a perros de campo, genuinos, como éste).







miércoles, 17 de abril de 2013

Dos videos más

Recientemente me he topado con estos dos videos en Youtube que voy a añadir a la lista; el primero, titulado "Andando cañadas. Viaje de ida", es uno muy bonito sobre trasterminancia en León, en el que se sigue a un rebaño de ovejas que sube desde la Maragatería hasta las montañas de Somiedo, en la frontera con Asturias. En él se pueden ver todas las tareas cotidianas que tienen que realizar tanto el pastor como los careas para llevar el rebaño sin contratiempos ni mayores problemas. Tambien se puede ver que hay varios mastines guardando el rebaño, mastines de los de siempre, de los que nos alegran la vista a algunos, con cabezas de mastín, sin cosas raras, con cuerpos trabajados y hechos para trabajar.

El otro video, titulado "Perros guardianes contra el lobo feroz", es en realidad un reportaje fotográfico sobre los perros de ganado de raza Maremmano-Abruzzese introducidos recientemente en Suiza para proteger a los rebaños del lobo, que hace unos lustros volvió a habitar esas tierras. En el video entrevistan a la persona que en 2002 creó el centro donde se crían dichos perros entre ovejas y cabras para distribuirlos a los ganaderos. En el siguiente artículo hay más información al respecto:
http://www.viennareview.net/news/special-report/whos-afraid-of-the-big-bad-wolf

martes, 15 de enero de 2013

Vuestros mastines

He actualizado la página dedicada a vuestros mastines, los que tenéis y nos mostráis los aficionados al mastín de campo con los que mantenemos contacto. Cada día sois más y vamos reuniendo aquí un archivo de imágenes de perros de muchas partes de España e incluso alguno que está en el extrangero. Podéis echar un vistazo pinchando en la pestaña "Otros mastines". Seguiré subiendo fotos, no la perdáis de vista.



martes, 27 de noviembre de 2012

Uno de los últimos rebaños trashumantes

He aquí una grabación sobre uno de los contados rebaños que siguen trashumando a pié actualmente en España, en este caso de ganado ovino; pasan el verano en Teruel y el invierno en Vilches (Jaén), tardando 24 días en bajar a los pastos invernales -en extremar, como se decía antiguamente-.
Como veréis, aparecen varios mastines, muy bonitos por cierto.
Ésta es la URL del video, lo dejo en el listado correspondiente:
http://youtu.be/Jauu5ms46-o

Ismael, uno de los pastores del rebaño, tiene un blog muy interesante, merece la pena echarle un vistazo por todas las anécdotas e historias que cuenta, de las que se pueden aprender aspectos de la cultura ganadera y pastoril de este país: http://ismaeleltrashumante.blogspot.com.es/.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Un enlace más... quizás controvertido

He estado un tiempo dudando si enlazar cierta página en el blog o no. Se trata del sitio web perteneciente a una fundación cuyo objetivo es conservar el mastín que ha criado siempre el pueblo kazajo en Asia central, llamado Tobet. Llevan a cabo una cría y selección coherentes con las funciones que siempre ha desarrollado este perro -para ello crian ganado tambien, según se deduce de la presentación que viene en la página principal-, intentando mantener la apariencia física y el carácter que siempre le han caracterizado.

Mis dudas venían porque hay ciertos videos e imágenes que pueden herir sensibilidades y causar controversia, pues en ellos aparecen perros enfrentándose a un lobo amarrado por dos hombres con cadenas, y perros peleando entre sí. Tambien aparecen en otros videos enfrentándose a un jabalí y a un tejón -igual que en el reportaje "La Aventura de la Oveja" que podéis encontrar entre los enlaces-. El enfrentamiento con lobos amarrados me parece un acto de crueldad para con el lobo en cuanto que no tiene escapatoria y que no tiene libertad de movimientos, aunque no dudo que éste sea un método tradicional no sólo allí sino posiblemente aquí -si no éste, uno parecido- hasta hace un tiempo, para probar y para motivar a los perros con el fín de que se envalentonen cuando barrunten al lobo cerca del ganado, pero no dejo de verlo como un acto de crueldad. Las peleas de perros que se ven en los videos no dan la impresión de ser peleas organizadas en espacios cerrados con perros de facultades mentales alteradas como desgraciadamente existen, sino más bien como deben de ser las que se producen entre los perros dominantes de una misma piara que guarda ganado y con los que guardan rebaños vecinos. Así es como siempre se han establecido las jerarquías entre ellos; por ello a menudo se ven machos con cicatrices en cara y patas. No obstante, quede claro que aquí estamos en contra de las peleas de perros organizadas, que son una barbarie.

Así pues, desaconsejo a los que seais más sensibles el visionado de esas grabaciones, pero aconsejo echar un vistazo a otras, tambien a las galerías de fotos (buenas imágenes de unos perros de aspecto magnífico que bien podrían ser españoles) y a la sección "Historia", en la que se cuenta en qué condiciones se criaron tradicionalmente estos perros -no exentas tampoco de cierta crueldad- y donde se pueden leer historias caninas reales y tambien cuentos relacionados con estos animales.
Os dejo el enlace a la web (Tobet) en la lista.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Cuestión de identidad

Hemos tenido noticia en los últimos años del despropósito cometido por algunas entidades (grupos ecologistas y administraciones locales) de diferentes provincias, que están repartiendo cachorros de los que se crían para exposiciones caninas -que para nosotros claramente no son mastines en su gran mayoría o en su totalidad, ya que son fruto del bastardeo premeditado con otras razas y de una selección morfológica dirigida a satisfacer gustos extravagantes- a los ganaderos. El último del que tengo conocimiento es un proyecto que está llevando a cabo la Diputación de León en el que se entregará una docena de perros al año; en el siguiente enlace se puede ver una noticia del Diario de León sobre ésto:   http://www.diariodeleon.es/noticias/leon/guardianes-de-ganado-e-identidad_739982.html

Como puede advertir cualquiera que tenga algo de vista y que haya visto mastines de los de siempre, los perros que aparecen en la foto de la noticia de mastín tienen poco.
Titulan el artículo "Guardianes de ganado e identidad", seguramente aludiendo a la identificación y reivindicación que hacen a menudo algunos leoneses del mastín como algo exclusivo y propio de su tierra, algo que ha ido calando en la sociedad, de hecho muchos (fuera de León) hemos oido llamar alguna vez a estos perros mastín leonés. Pues de identidad se trata precisamente; se está suplantando en el campo la identidad del mastín de siempre por la del perro moderno de show con todo el descaro. Aparecen en televisiones locales reportajes en los que algunos de estos criadores se vanaglorian de la funcionalidad y del valor de sus animales como mastines ganaderos, y por otra parte, los grupos ecologistas y las administraciones locales, ya sea por desconocimiento, intereses políticos, u otros motivos, confunden la velocidad con el tocino, ningunean al verdadero mastín y lo intentan suplantar por unos perros que ya se están viendo con cierta frecuencia en el campo; en ésto tambien toman parte algunos aficionados y criadores.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Mastines y lobos en Madrid y Guadalajara

Hoy he dado con un video de hace un par de años que no había visto. Se trata de un reportaje televisivo; el personal del programa Instinto Animal visitaba a un ganadero de la sierra de Madrid, concretamente de Lozoya, que había sufrido en los últimos tiempos varios ataques a sus ovejas, al parecer causados por un lobo. Desde hace unos años se ha advertido la presencia de estos cánidos en la Comunidad de Madrid, de hecho se encontró una loba atropellada en una carretera.
El programa tambien viajó a Cantalojas (Guadalajara), donde se reunieron con el experto en lobos Juan Carlos Blanco, dos ganaderos de la localidad que poseen mastines, y una pareja de granjeros del estado de Wyoming (Estados Unidos) que vinieron a España a conocer cómo son los perros guardianes de ganado aquí y ver si podían funcionar en su país, donde estaban teniendo problemas con lobos. Esta pareja tambien estuvo visitando otros paises europeos y asiáticos con este mismo propósito, buscando animales capaces de disuadir a grandes depredadores pero que no muestren agresividad hacia las personas. Los viajes fueron financiados por la asociación de criadores de ganado lanar de Wyoming. En las siguientes páginas (en inglés) podéis encontrar más información:
http://stephenbodio.blogspot.com.es/2010/11/spanish-mastiffs.html
http://trib.com/news/state-and-regional/wyoming-couple-looks-to-old-world-dog-breeds-to-protect/article_bb685bb8-96fe-5b00-8e17-ba91eb35c8c8.html
http://trib.com/news/state-and-regional/wyoming-couple-looks-to-old-world-dog-breeds-to-protect/image_97975f00-eb5f-5573-8c59-5b199487268f.html

Aquí tenéis el video:

martes, 24 de julio de 2012

Actualización de videos

En la recopilación de videos tenía publicada una versión resumida del documental La aventura de la oveja -que trata sobre la trashumancia en Zamora-, pues no localizaba la versión completa, dividida en tres partes; ya la he encontrado, así que sustituyo la que tenía publicada.
Se trata de un reportaje muy recomendable, aunque con algunas escenas ciertamente duras para los que sentimos cierta empatía con los demás animales (nosotros no dejamos de serlo), pero el mundo real del mastín es así, los mastines de campo tienen un acentuado instinto de caza; de hecho, que algunos de estos canes complementen su dieta con presas cazadas por ellos mismos no es algo inusual. Estas aptitudes para descubrir y tratar de dar caza a cualquier animal silvestre que se encuentre cerca resultan útiles cuando se les utiliza en monterías, en la guarda de ganado resultan útiles para evitar la presencia de predadores que puedan causar bajas entre las reses, aunque tiene su contrapartida en el caso de que pese más el instinto de caza que el de guarda en los perros, pues no sería recomendable que dejasen frecuentemente desprotegido el rebaño para ir a perseguir conejos, liebres o corzos.